Baloto

Un hombre verdaderamente rico es aquel cuyos hijos corren a abrazarlo cuando sus manos están vacías.
—Sabiduría convencional

Deja un comentario