Infunda calma en el terreno de juego

Cuando asuma la titularidad, independiente de la posición dentro del terreno de juego, la gente estará observando. Lo que piensa, lo que dice y cómo se presenta usted ante los demás tiene un impacto directo en aquellos a los que se pretende liderar.

En aquellas posiciones de liderazgo, es fundamental proyectar calma, confianza y autoridad, aunque usted también sienta el estrés de la competencia deportiva, de negocio o personal.

Entienda de una vez por todas que, un momento fugaz de enojo o impaciencia puede terminar lastimando la moral de su equipo.

Considere el tipo de jugador que anhela ser y tenga presente ese ideal en cada interacción con el equipo. Aplique su autoconciencia para percibir aquellos momentos en que empieza a salirse de casillas.

Si conserva usted una presencia estable y sólida, aumentará la probabilidad de que su equipo se sienta cómodo al brindarle el balón o la información importante que necesita, incluso cuando sean malas noticias o el marcador no les favorezca.