Piense como un vendedor cuando requiera lanzar una idea

La próxima vez que se vea en la necesidad de lanzar una idea o un proyecto y, como para cautivar a los interesados de un solo tajo, atienda la norma dorada de sus colegas en ventas que, dicta aprender todo cuanto pueda sobre el ‘cliente’.

Mucho antes de iniciar el desarrollo de su propuesta, reúna toda la información pertinente sobre el cliente que estime de utilidad para la venta de su nuevo ideal. Entable diálogos con las personas a las que pretende usted comprometer con su idea y cuestione con empatía: ¿qué problemas de negocio se requieren resolver; qué metas pretende alcanzar; tienen algún objetivo personal, como puede ser el ascender al interior de la organización?

Una vez haya descubierto usted qué es lo que motiva a sus clientes, puede entonces así, adaptar su propuesta como para pretender satisfacer sus necesidades. Como el gran agente comercial que es, debe usted interesarse realmente por los problemas de los beneficiarios, ya que después de todo, su presentación debe describir cómo su idea o servicio habrá de resolverlos.