Ya que la gente sabe que nada sabe

“Dé lo mejor de sí, y haga todo cuanto esté a su alcance para que lo propuesto termine funcionando. Así mismo, comparta generosamente su ideal, haga sentir su voz, e ilumine con fulgor”. Ese es mi consejo, considerando que nada puede saberse con absoluta certeza (mucho menos, si funcionará o no su próximo gran emprendimiento), inclusive, ni en aquellos casos en los que considera uno estar seguro de que sí tendrá éxito.

Ciertamente, los críticos darán a conocer lo expertos que son y por ahí, señalarán aquello que no cumple las expectativas según su conocedora opinión.

No obstante, el asunto depende de usted, que es el comprometido. Es a usted a quien le toca elegir si el proyecto es lo suficientemente importante como para compartirlo, junto con sus apreciaciones de oportunidad.

Efectivamente, todo el mundo tiene una opinión, aunque en cualquier caso, nadie posee ni la verdad absoluta, ni una garantía definitiva.