El mejor ejercicio

“El mejor ejercicio que puede hacer un minorista para explorar sus posibilidades es preguntarse y —esforzarse por contestar con absoluta sinceridad— si los clientes lo extrañarían en el caso de que su negocio desapareciera de la noche a la mañana”.
—Leonard Berry