Entre Santos se pisan la manguera

¿Alguna vez le ha pasado, que tuvieron que explicarle el trino del que todos hablan porque usted no lo entendió? A propósito de los 133 polémicos caracteres de Martín Santos el miércoles, en medio del acalorado debate sobre minorías sexuales y la postura del Centro Democrático y, con el que expuso la orientación sexual de su primo Pedro, el hijo de Francisco Santos.

Pues bien, a mí también me pasó y, más allá de si el asunto en las redes sociales cobro fuerza entre el vulgo tal cual los formadores de opinión (antiguo comunicador social), el desa-trino de Martín Santos, deja entrever cinco interesantes nociones para todos aquellos, particularmente los millennials (convencidos de que todo se comparte), interesados en conservar la identidad de su marca personal.

Conozca su audiencia— determine dónde y el tipo de contenido que consume su audiencia, evitando en lo posible los asuntos personales, si pretende usted que su narrativa resuene entre el grupo objetivo.

Mejor cuente una historia (la narrativa familiar, preferible con el ajiaco del domingo)— genere especulación, anticipación y emoción con una aproximación de plataformas sociales cruzadas que conduzca directamente al apogeo de la historia, conjuntando el momento indicado, un tono consistente y un mensaje seductor que deje a la audiencia esperando por más.

La Internet no olvida— la sabiduría convencional dicta, “se es lo que se publica en línea”. Cualquier comentario o proceder, está sujeto a escrutinio público y por ende, así debe preverse al decidir sobre qué comunicar.

Preste atención a las implicaciones legales— ¿recuerdan aquel ingenuo universitario que, en desprevenida conversación entre amigos, amenazará a uno de los aventajados vástagos de algún expresidente? Pues bien, compleja y borrosa sí es la legislación sobre privacidad. Así entonces, oportuno es proceder de manera diligente y proactiva, anticipando cualquier acción legal de cara a sus comentarios o proceder en línea.

El proceder transparente es fundamental— la gente confía en aquellas personas que son honestas como que contribuyen con el bien común. No permita que su marca personal o la de su negocio, por lo demás, padezca semejante predicamento por falta de transparencia.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .