No es tanto el tamaño de la casa

No es tanto el tamaño de la casa, como sí lo feliz que es la morada.

Deja un comentario