En ocasiones hasta el Diablo

En ocasiones, hasta el Diablo que cargo en los hombros cuestiona qué carajos estoy haciendo.