Coexistimos en la era

Coexistimos en la era de los teléfonos inteligentes y la gente imbécil.