No existe superficie impecable

No existe superficie impecable sin espeluznante profundidad. —Friedrich Nietzsche