Nada que valga la pena ocurre rápido

Nada que valga la pena ocurre rápido ni fácil. Uno lo logra solo en la medida en que se esté determinado a lograrlo, y tanto como esté uno predispuesto a darle hasta que lo logre. —Robert H. Lauer

Deja un comentario