El entusiasmo

Es contagioso.

Nadie se entusiasmará acerca de lo que usted está vendiendo, a menos que usted se entusiasme.

El entusiasmo encenderá el fuego en el cliente pero usted tiene que encender el fósforo.

Los hinchas se entusiasman el día del juego; los jugadores se entusiasman todos los días de la temporada; los campeones se entusiasman todos los días de su existencia.

¿Y usted, ya se entusiasmó?

Deja un comentario