Ay de usted

Si es de los que desarrolla su negocio en torno a ser el proveedor más económico y sin más nada que decir.

Considere que de ahí en adelante, todo lo que usted elabore deberá estar concebido en dicha directriz, puesto que si se aleja, diga usted, porque pretende un mejor servicio, comunicaciones más efectivas o diseños superiores, otro competidor mucho más audaz, le desbancará vendiendo su mercadería bastante más barato que usted.

Los precios bajos son el amparo del marketinero exhausto, perplejo y sin planteamientos novedoso que ofrecer, no obstante así, todos requieren vender su mercancía, aun cuando debe comprenderse también que, el precio es tan sólo una de tantas variables disponibles para lograrlo.

Deja un comentario