¿Cómo corregir los ocho errores más comunes de una página web?

Es sorprendente como todavía buena parte de las pymes continúan desorientadas respecto a cómo dirigir sus negocios en el entorno digital. La cantidad insospechada de sitios que dan la impresión de pisotear todos los fundamentos con los que han desarrollado su negocio es increíble.

He aquí mis ocho principales apreciaciones sobre cómo se enredan al pretender emitir en línea su mensaje de negocio, y qué puede hacerse para evitarlas:

Diferenciación deficiente— Nunca antes la competencia había sido tan despiadada. Una sola búsqueda en Google puede arrojar su negocio, junto con una docena de empresas competidoras. Fracase en captar la atención del visitante, y éste con tan sólo un ‘clic’ le abandonará por su competencia. ¿Son sus productos o servicios evidentemente superiores? ¿Dispone de servicio al cliente sobresaliente? ¿Ofrece en línea ofertas espectaculares? Cualesquiera que sea su ventaja competitiva, ésta debe estar expuesta de forma clara y concisa en su página de inicio.

Gramática y sintaxis defectuosa— La Red ofrece la oportunidad de convertirse en editor. Lamentablemente, muchos expondrán en sus escritos sus terribles habilidades gramaticales y de ortografía. Una sintaxis imperfecta siempre se reflejará negativamente en su negocio. Esta dice a su audiencia que usted no se preocupa lo suficiente como para hacer bien las cosas. Lo hace ver poco profesional y hasta incompetente. Si quiere disponer de un sitio web, asegúrese que usted o alguno de sus empleados dispongan de habilidades de redacción, de lo contrario, invierta en especialistas que puedan atender el contenido escrito de su sitio web.

Omitir exponer el lado humano de su negocio— Dele a sus clientes o pacientes razones para creer en usted. Esto puede hacerse de diversas formas. Una de las más efectivas es el blog [personal o institucional], que lleva a sus visitantes tras bambalinas. Permítales que perciban su filosofía de negocio, demuestre su pasión por el trabajo, o sencillamente, utilícelo para evidenciar su experiencia. Muchas compañías prefieren utilizar los videos en vez del blog, y si éstos se implementan adecuadamente, también pueden ser bastante efectivos para convertir visitantes en clientes.

Falta de ‘enganche’ convincente— Dependiendo del estudio que prefiera referenciar, el rango de atención promedio de una persona en la Red está alrededor de entre cuatro y 10 segundos. Si usted no capta pronto su atención, lo perderá rápidamente. Otórguele a su sitio Web una oportunidad, al darles a sus lectores una razón visible y convincente para permanecer él y navegarlo.

Extensos bloques de texto en su página de inicio— La mayoría de los ‘visitantes’ no tienen la paciencia como para leer densos escritos en su página de inicio. Conserve su contenido para las páginas interiores pertinentes a las necesidades puntuales del visitante. La misión de la página de inicio, es canalizar sus visitantes hacía las páginas interiores que mejor suplan sus intereses.

Enterrar el número telefónico de contacto— Muchos clientes potenciales se sienten más cómodos contactándole primero telefónicamente. Garantice que ubicar el número telefónico de contacto, no será más difícil que encontrar a ‘Javier’.

Omitir exponer testimoniales— Cuando se proveen varios testimoniales convincentes, se logra la confianza del visitante. Los testimoniales en video han probado ser bastante efectivos al momento de demostrar la satisfacción del consumidor.

Omitir escuchar a los visitantes— En la Internet, las redes sociales brindan la oportunidad de discusión en ambas vías. Significa esto, que se debe estar preparado para responder, si se pretende utilizarlos como instrumento para llegar al consumidor.

Si se me escapó algún otro error común que comenten las pymes en la estructura y contenido de sus páginas web, compártanlo aquí con confianza.

Deja un comentario