Mercado objetivo

En marketing, una sola talla no ajusta con todos. Una sola talla le ajusta a ninguno. Mas sin embargo, muchas marcas pretenden ser todo para el conjunto de las personas. Aun son demasiadas las marcas que tienen por mercado objetivo, las «mujeres en edad entre 25 y 49 años, que respiren».

Puede ser tentador agradar a todos. Sé de muchos que todavía identifican su mercado objetivo, relacionando cuanto prospecto se les viene en mente, como si se tratase de llamadas no solicitadas, en vez de tratar de establecer contacto con ellos. Es más, la aproximación en la que se extiende la segmentación, puede conllevar al fraccionamiento de personalidad que al final no cautivará a nadie.

Un mercado objetivo no es lo mismo que cualquiera posiblemente interesado en adquirir un producto. No es una clasificación para atrapar a todos. Un mercado objetivo es deliberadamente exclusivo. Esto es precisamente lo que le otorga su sustancia. Es lo que incita al consumidor a identificarse con su marca. Es aquello que le otorga la perspicacia para hablarles tan claramente.